EL ANTAÑO RECUPERADO

por elcantodelcuco

A algunos nos toca en suerte recuperar de entre las ruinas los pequeños tesoros de una civilización que se acaba, para evitar que se pierda del todo la memoria de los pueblos. Estoy convencido de que la muerte definitiva de las personas y de los pueblos sucede sólo cuando no queda memoria, cuando se pierden todos los rastros. Las amarillentas fotos familiares, que contemplaron a diario varias generaciones en la sala de la casa, son para el curioso observador de hoy unos rostros desconocidos y extraños, acaso pintorescos; pero tienen la fuerza de lo perdurable. Cada vez quedan menos vecinos en la comarca, alarmantemente deshabitada, que recuerden con precisión las viejas costumbres, las coplas populares, los oficios, los juegos y diversiones…; pero quizá en un rincón de la taberna, cerrada hace años, encontraremos un antiguo cartel de fiestas de antes de la guerra que servirá para iluminarnos algo la memoria. Y habrá que recuperar también ese extraño objeto aquerado de madera de roble descubierto en el somero de la casa abandonada, envuelto en telarañas, y del que sólo los más viejos del lugar conocen aún su nombre y saben para qué servía exactamente… Una fuerza interior, acaso un impulso ético y compasivo o, con toda seguridad, la resistencia instintiva a la muerte de una civilización, nos ha empujado a un puñado de sorianos, de distintos orígenes y condición, a escarbar, en estos últimos tiempos, en las ruinas de la memoria de los pueblos.

Uno de estos sorianos, y no el menos destacado, es Paulino García de Andrés. Nacido en Tarancueña, en la Tierra de Caracena, cerca del vórtice de Tiermes, donde confluye la España antigua y la España romana, no le ha resultado difícil explorar los caminos donde se cruza la Historia. No en vano discurre por allí la ruta del Cid y la de la lana , la calzada romana y las huellas del caballo de Almanzor. Un escenario ideal para un humanista como él, lleno de talento y de curiosidades. Dulzainero, actor, autor de teatro y profesor de Literatura Inglesa en la Universidad Autónoma, ensayista e investigador de tradiciones populares -ahí están su delicioso trabajo “Jotas de ronda”-, coronado de premios, se descuelga ahora con esta interesante y meritoria segunda parte de “El antaño perdido”. En realidad lo que hace Paulino G. de Andrés en este libro, en el que ha agavillado una decena de ensayos, es justamente recuperar ese antaño que parecía perdido. Gracias a su trabajo minucioso y riguroso, perfectamente ilustrado y documentado, el ayer revive y reverdece.

En el libro el lector se topará de entrada con los cuadros de nuestros abuelos -retratos, bodegones, estampas religiosas…- que figuraron durante generaciones en las paredes de la cocina o de la sala de estar. Conocerá la historia verídica de las eras “de pan trillar”. Volverá a la vieja escuela, ahora vacía, aquella que estaba en manos de la Junta Local de Enseñanza. No le faltará material para satisfacer la curiosidad: inventarios de libros, cuadernos, enseres, la escuela nocturna, la visita del inspector y hasta la fiesta del árbol… En el Ayuntamiento se encontrará con interesantes documentos inéditos de la guerra civil. Asistirá a la llegada de la luz eléctrica y a la apertura de la botica. Emprenderá, si se anima, el verdadero camino del Cid hacia el destierro, desde Navapalos a Torreplazo. Y ya, puestos a tomar la manta y la cachava, acompañará a los emigrantes de Tarancueña en los primeros años del siglo XX, recorrerá la antigua calzada romana de Segovia a Sigüenza, y, por supuesto, se adentrará en buena compañía en el camino del destierro del Cid, el de la afrenta de Corpes. De vuelta al pueblo, se encontrará con el sacristán, el representante de aquel antiguo oficio olvidado que incluía el de organista y maestro de niños. Ante la vista del lector volverá a discurrir, como en un espejo situado a lo largo del camino, la vida de una comarca que se había difuminado con el tiempo. Y, en fin, aunque no lo diga aquí y lo deje para mejor ocasión, sé que Paulino maneja en rigurosa primicia un legajo del siglo XVI en el que consta que ya entonces, hace 500 años, en los pueblos de la Tierra de Caracena se compraban dos toros para correrlos y matarlos por San Juan, lo que demuestra que la tradición de los toros, ahora en peligro, viene de muy lejos. Como la amenazada vida de nuestros pueblos.

A ningún lector despierto e ilustrado, sobre todo al que tenga raíces en la España rural, en la España vacía, le dejará indiferente este libro de Paulino García de Andrés, titulado “El antaño perdido (II)”, pero que bien podía llamarse “El antaño encontrado” o “El antaño recuperado”. Con estos pequeños tesoros rescatados de entre las ruinas, uno se siente reconfortado. No todo está perdido. Y siente de pronto que tienen todo el sentido los versos de William Wordsworth: “No hemos de entristecernos, antes bien encontrar/ apoyo en lo que permanece, / en la primordial simpatía / que habiendo sido debe ser para siempre”.

(El libro aparecerá en marzo,y este es el prólogo)

Anuncios